Las oficinas de la AOYPF continúan cerradas durante la pandemia por el coronavirus. Ante cualquier consulta por favor escribir a info@aoypf.com o por WhatsApp haciendo click aquí

“Ese sindicalismo que actúa como si nada hubiera pasado, tendrá que rendir cuenta ante la quiebra de las estaciones”

El presidente de CECHA, Gabriel Bornoroni, afirma que las Estaciones de Servicio en el país facturan un 10 por ciento de lo que lo hacían antes de la crisis. “Muchas están al borde de la quiebra”, advierte.

El aislamiento social, preventivo y obligatorio -indispensable para evitar la propagación del Covid-19- desgarró la estructura económica del país. Como producto del freno en el mercado interno a causa de las medidas de restricción sanitarias y de la paralización del comercio exterior, se prevé una baja del producto interno bruto de hasta 5.7 por ciento y la pérdida de 558 mil empleos.

En este contexto, las Estaciones de Servicio también atraviesan una crisis sin precedentes. Surtidores.com.ar dialogó con el presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de los Hidrocarburos (CECHA), quien ofreció su visión sobre la actualidad del sector.  

¿Cual es la situación de las expendedoras de combustibles en el país?

Son momentos muy difíciles. La economía de Argentina y de todo el mundo está crujiendo como jamás en la historia moderna lo ha hecho. Jamás vivimos algo parecido con una parálisis prácticamente total en la mayor cantidad de rubros. Se estima que aumentó significativamente la pobreza, se rompió la cadena de pagos con un porcentaje enorme de cheques rechazados en los bancos, comercios que se endeudan para pagar salarios y sin perspectiva de mejora futura, aumento del desempleo, falta de ingreso en los sectores autónomos e informales, falta de ingresos en los estados por falta de pago en los impuestos. Y en el marco de nuestra actividad los números son desesperantes, la facturación mensual cayó un 90 por ciento. Sólo se factura un 10 por ciento promedio de lo que se facturaba antes y la mayor cantidad de estaciones en el país están al borde de la quiebra.

¿Cómo es la relación con el sindicalismo en el marco de esta compleja realidad?

Quienes formamos parte del sector asumimos el compromiso de mantener nuestra actividad y las fuentes laborales que generamos con ella. Por eso varias Federaciones y Cámaras de expendedores de combustibles de Argentina ya han cerrado acuerdos en el marco del art. 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo, que están en el orden del 70 por ciento del ingreso del trabajador, más otros adicionales sobre ese monto. Córdoba y toda la región de Cuyo: Mendoza, San Juan y San Luis ya firmaron y en breve otras provincias replicarán la acción. 

Entendemos que todo es transitorio. Cualquier acuerdo está firmado en el marco de una emergencia. Por eso es auspicioso (y realista) en estos días, escuchar a algunos líderes sindicales transmitir racionalidad, dispuestos al diálogo, con expresiones y decisiones sustentadas en una clara comprensión de la situación, entendiendo la gravedad del contexto. Ellos se preocupan por sus trabajadores y nosotros también. Todos estamos en la misma línea del presidente Alberto Fernández.

Pero, por otro lado, leemos con sorpresa afirmaciones de sindicalistas que rechazan de plano cualquier diálogo y propuesta que garantice los trabajos de nuestros empleados. Es muy sencillo: no se puede aceptar una postura sindical de intransigencia como si no hubiera pasado nada. Ese sindicalismo que no ve, ni acepta, ni entiende la gravedad desconoce lo que antes decía, que el promedio de facturación nacional de las Estaciones de Servicio está en el orden del 10 por ciento y perdimos el 90 por ciento de los ingresos mensuales. Cuando hablo de números, son reales y comprobables, estamos en la trinchera… nadie me lo cuenta.

¿Cómo cree que sigue la cuestión en el próximo mes?

Con diálogo y voluntad de acuerdos. Nosotros no estamos cómodos y lo repito: estamos desesperados. Y nuestros empleados de cada una de las estaciones tampoco están cómodos porque ven y sufren esta realidad. A este ritmo, en breve, ya ni siquiera va a hacer falta negociar acuerdos salariales por las quiebras de las distintas estaciones. Hay que recordar que el 97 por ciento de las estaciones del país son PyMEs.

Así que no está bueno un sindicalismo cerrado y que desconozca la situación asfixiante. Somos un sector que siempre hemos acordado beneficios para nuestros empleados. ¿Qué puede proponer un sindicalismo así? ¿Un paro? No puede paralizar lo que ya está paralizado casi a cero. ¿Rigidez en la negociación? Ya varias provincias cerramos acuerdos más que razonables para proteger a trabajadores. Pero sí será responsable de la quiebra en las provincias donde ese sindicalismo impide acercar el diálogo.

Fuente: https://surtidores.com.ar/ese-sindicalismo-que-actua-como-si-nada-hubiera-pasado-tendra-que-rendir-cuenta-ante-la-quiebra-de-las-estaciones/

Ley de hidrocarburos: Senadores se hacen eco de un planteo de la AOYPF sobre las Estaciones de Servicio

El legislador nacional Maurice Closs de la provincia de Misiones solicitó en su intervención que el sector sea tenido en…

Tendencias: Conceptos y claves de la movilidad urbana del futuro

La creciente masificación de las grandes ciudades supone un serio reto para la movilidad sostenible. Gracias a la revolución digital,…
Abrir chat
Línea de consultas para Operadores
WhatsApp en red AOYPF
¡Escribinos!